jueves, 6 de noviembre de 2014

GENERALES DE FRANCO


CAMILO ALONSO VEGA (1889-1971)

Compañero de promoción y amigo íntimo del general Franco. En 1936 era teniente coronel de Infantería, jefe del batallón de guarnición en Vitoria, ciudad que sin dificultades se unió al alzamiento. Durante la contienda participó con indiscutible éxito en la mayor parte de las operaciones militares importantes, casi siempre al mando de tropas navarras, campaña de Bilbao, Santander, toma de Vinaroz y llegada al Mediterráneo, batalla de Brunete, batalla del Ebro, campaña de Cataluña. Terminada la guerra ocupa cargos políticos de responsabilidad. Consejero nacional de FET y de las JONS, procurador en Cortes, director general de la Guardia Civil, ministro de la Gobernación. En 1969 fue ascendido a Capitán General, dignidad militar solo alcanzada en vida por el general Franco y por Agustín Muñoz Grandes. Murió en 1971.

ANTONIO ARANDA MATA (1888-1979)

Nacido en Leganés. A los trece años ingresa en la Academia de Infantería de Toledo. Ya en Marruecos, como capitán de Estado Mayor, participa en diversas acciones y, en 1916, asciende por méritos de guerra a comandante. Es ya coronel en 1926 cuando finalizan las guerras de Marruecos. La Segunda República lo destina a la Primera Inspección del Ejército hasta octubre de 1934 cuando es designado junto a otros militares para que realice un denominado "Plan de Movilización y Defensa Militar de España cara a un posible alzamiento". Aplastada la revolución en Asturias, Aranda es nombrado comandante de la brigada de montaña de Asturias. En julio de 1936 el gobierno confía en Aranda pues el propio coronel garantiza telefónicamente su fidelidad a la República. Organiza un convoy de voluntarios obreros y sindicalistas para salvar al gobierno pero el transporte es detenido en León, previo aviso de Aranda, y sus principales responsables son fusilados. El 20 de julio se encierra en Oviedo con un puñado de falangistas y guardias de asalto. Resiste hasta octubre de 1936 en que recibe la ayuda de tropas gallegas. Laureado, tiene el mando de la 8ª División y posteriormente del Cuerpo de Ejército de Galicia al frente del cual llega a Valencia en 1939. Es nombrado capitán general de esa región. Ve declinar su estrella al declararse partidario de los aliados en la segunda guerra mundial. En 1943 se integra junto a otros generales en una conspiración contra Franco. Descubierta la trama es confinado en Mallorca pasando a la situación de reserva sin que pudiera ser reclamada su escala de ascenso a teniente general que sólo obtendría en 1976 ya muerto el general Franco.

CARLOS ASENSIO CABANILLAS (1896-1969)

Militar diplomado de Estado Mayor. Comprometido en la conspiración militar previa a la guerra civil, al producirse ésta procedió a la ocupación de la Alta Comisaría de Tetuán dominando fácilmente la situación. Después pasó a la Península comenzando una de las carreras militares más completas de toda la guerra. A las órdenes de Varela se puso al mando de la primera columna que desde Sevilla partió hacia Madrid. Participó en la toma de Badajoz, Toledo y Talavera de la Reina, intervino en las operaciones del frente de Madrid, especialmente en la ocupación de la Ciudad Universitaria, así como en las batallas de Brunete, Teruel, Valencia y ocupación de Barcelona. Terminada la guerra fue designado para ocupar el Alto Comisariado de España en Marruecos, después fue ministro del Ejército, jefe de Alto Estado Mayor, capitán general de Baleares, jefe de la Casa Militar del Jefe de Estado en otros muchos cargos. Teniente general y poseedor de la Medalla Militar Individual. Murió en 1969.

FERNANDO BARRÓN ORTIZ (1892-1943)

Perteneciente a Caballería. En 1918, ya capitán, pasó al grupo de regulares de Tetuán. Teniente coronel, el 17 de julio de 1936, estaba al frente del grupo de regulares de Melilla, ciudad que cayó en manos de los sublevados. En agosto operaba en Trujillo a las órdenes de Yagüe. Un mes más tarde mandaba una columna que entró en Toledo. Ganó la Medalla Militar Individual. A las puertas de Madrid, las fuerzas africanas de Barrón se estrellaron contra la desesperada resistencia republicana en los combates de la Ciudad Universitaria y de la carretera de La Coruña. En febrero de 1937 participó, al mando de una brigada, en la batalla del Jarama. Tras ascender a coronel, mandó la 13ª División con la que destacó en la batalla de Brunete, en la reconquista de Teruel y en las operaciones de Belchite. En 1938 cruzó el Ebro tomando Fraga y dirigiéndose sobre Lleida, ciudad que arrebató a las tropas mandadas por "el Campesino". Durante la batalla del Ebro detuvo en Gandesa la ofensiva republicana. Participó con el cuerpo de ejército marroquí en la ofensiva de Cataluña, entró en Barcelona y siguió combatiendo hasta la frontera francesa. Terminada la guerra ocupó diversos cargos militares, llegando a alcanzar el empleo de teniente general. Murió en 1943.

JUAN BEIGBÉDER ATIENZA (1888-1957)

Militar africanista, participó en numerosas acciones militares en Marruecos. En Africa alcanzó el grado de comandante. Tras la etapa marroquí fue desde 1929 agregado militar de la embajada de España en Berlín. En 1936 era teniente coronel y fue uno de los hombres clave en el dominio de Tetuán por los sublevados. Nombrado Alto Comisario de España en Marruecos, Beigbéder fue uno de los organizadores de la recluta de marroquíes que servirían de fuerzas de choque en las primeras etapas de la guerra civil. La etapa más relevante de su biografía la encontramos, no obstante, en los años posteriores a la contienda. El 9 de agosto de 1939 fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores. Beigbéder cesó en el cargo ministerial el 16 de octubre de 1940 para dar paso a Serrano Súñer. En 1943, siendo ya general, Beigbéder apoyó las iniciativas de Aranda y de otros militares, con vistas a la restauración de la monarquía aunque no se llegó a acción alguna que influyese en los acontecimientos.

ALFONSO BEORLEGUI CANET (1888-1936)

Teniente coronel de Infantería que el 18 de julio de 1936 se hallaba en Pamplona poniéndose inmediatamente a las órdenes del general Mola, el cual le encargó el mando de la Guardia Civil y la de Asalto (unos 2.000 hombres aproximadamente) y le nombró delegado de Orden Público de la citada ciudad. Poco después, y al mando de dichas fuerzas y de algunas milicias requetés se dirigió al País Vasco ocupando Irún y San Sebastián. Herido en el avance hacia el puente internacional de Irún falleció un mes más tarde.

ANNIBALE BERGONZOLI (1884-1973)

General del ejército italiano que tomó parte en la Primera Guerra Mundial (en cuya contienda tuvo numerosas condecoraciones) y en diversas operaciones militares en Tripoli, Libia, Etiopía, Somalia, Eritrea etc. A finales de 1936 fue enviado a España (donde fue conocido por el apodo de "Barba eléctrica") al mando de la División Littorio, compuesta por soldados italianos voluntarios, cuya unidad formaba parte del CTV y al frente de la cual intervino (casi siempre con éxito) en las campañas de Guadalajara, Santander, Aragón, Cataluña etc. Tras haber sido condecorado con la Medalla Militar Individual regresó a su país. Durante la Segunda Guerra Mundial participó en diversas operaciones siendo hecho prisionero por los ingleses, conducido a diversos campos de concentración. Al concluir la contienda regresó a su país y reingresó en el ejército en el cual permaneció hasta su retiro. Fue presidente de la Asociación Nacional de Ex combatientes Italianos en España.

MIGUEL CABANELLAS FERRER (1872-1938)

Militar de Caballería. Cuando era comandante procedió a la creación de los Regulares, tropas marroquíes que colaboraban con el ejército español. En 1921, siendo ya general, participó en las operaciones de reconquista del territorio perdido tras el desastre de Annual. Al ser ascendido a general de brigada fue enviado a Menorca como gobernador militar. Primo de Rivera le pasó a la reserva en 1926 por lo que participó en el intento de 1929 de sublevarse contra el dictador. El 17 de abril 1931, Cabanellas fue nombrado capitán general de Andalucía. Después fue jefe de las fuerzas militares en Marruecos y más tarde sustituyó a Sanjurjo en la dirección general de la Guardia Civil. En 1934 fue diputado del Partido Radical. En julio de 1936 era jefe de la 5ª División Orgánica con base en Zaragoza donde el 19 de julio declaró el estado de guerra. Fue presidente de la Junta de Defensa Nacional que el 28 de septiembre de 1936 proclamó a Franco jefe de gobierno y Generalísimo. Posteriormente fue nombrado Inspector general del Ejército cargo que desempeñaba a su muerte.

ANTONIO CASTEJÓN ESPINOSA (1896-19??)

Comandante de Infantería, destinado en la Legión, que al estallar la guerra civil se alineó en el bando rebelde ocupando la Alta Comisaría de España en Marruecos sita en Tetuán. Se trasladó después en avión a Sevilla poniéndose acto seguido a las órdenes del general Queipo de Llano el cual le encomendó una veloz marcha por tierras del sur que le llevó a ocupar Morón de la Frontera, Utrera y Puente Genil. El 3 de agosto parte de Sevilla al frente de otra columna con la cual coopera en la ocupación de Badajoz. Después interviene en las operaciones del frente de Toledo hasta llegar al frente de Madrid donde fue herido de gravedad. Intervino, por último, en la batalla del Ebro en la que siendo ya coronel, tuvo el mando de una división integrada en el Cuerpo de Ejército de Andalucía, Ya en la paz alcanzó el generalato.

FIDEL DÁVILA ARRONDO (1878-1962)

Militar de Infantería, recibió su bautismo de fuego en la guerra de Cuba de cuya campaña regresó con una cruz de Mérito Militar. Desde entonces hizo su carrera encuadrado en el Estado Mayor. Siendo teniente coronel fue destinado a Marruecos. En 1929 ascendió a general de brigada y fue destinado a la VII Región Militar. Tras las reformas militares de Azaña, Dávila solicitó el pase a la reserva y se estableció en Burgos desde donde participó en la conspiración militar. En la noche del 18 al 19 de julio de 1936 se apoderó del gobierno civil de Burgos. Miembro de la Junta Nacional de Defensa. Presidente de la Junta Técnica del Estado, embrión de una Administración Pública en zona nacional y jefe de Estado Mayor del Ejército. A la muerte de Mola le sucedió en el mando del ejército del Norte. Bajo su mando se conquistaron Vizcaya, Santander y Asturias. Tras la campaña del Norte fue nombrado en febrero de 1938, ministro de Defensa Nacional en el primer gobierno de Franco, al mismo tiempo que ascendía teniente general. Preparó las operaciones que llevaron al aislamiento de Cataluña. Tomó parte en las operaciones del Maestrazgo, en la batalla del Ebro y en la conquista final de Cataluña. Cesado en el ministerio en agosto de 1939, pasó a mandar la Capitanía General de la II Región Militar y por segunda vez la Jefatura de Alto Estado Mayor. En julio de 1945 fue designado por segunda vez ministro del Ejército y en 1949 fue nombrado jefe de gobierno por espacio de nueve días. Cesado en julio de 1951 pasaba a engrosar el Consejo del Reino y nombrado presidente del Consejo Superior Geográfico. Murió en 1962.

OAQUÍN FANJUL GOÑI (1880-1936)

Militar. A los dieciséis años ingresa en la Academia de Infantería. En 1898 es destinado a Melilla y después a Cavite y Santiago de Cuba donde participa en la guerra hispano-norteamericana. De regreso a España, en febrero de 1905 se diploma como capitán de Estado Mayor. Toma posición política abiertamente conservadora. En 1918 ingresa en el Partido Maurista y se establece en Madrid. Sale diputado por Cuenca en 1919. Participa durante tres años en la guerra del Rif. En las elecciones de 1931 se presenta como independiente en Cuenca. En noviembre de 1933 es elegido nuevamente en la coalición con los agrarios de derecha y los cedistas. En 1934 se le nombra jefe de Estado Mayor. En el gobierno de Lerroux es designado subsecretario de Guerra. Con el triunfo del Frente Popular en 1936, desarrolla contactos con Mola y otros militares conjurados. Se le adjudica la zona de Madrid. El 19 de julio, vestido de paisano, se traslada al Cuartel de la Montaña. Tras dos días de asedio por elementos republicanos, el cuartel es tomado al asalto. Joaquín Fanjul es detenido y procesado en la sala sexta del Tribunal Supremo. Condenado a muerte, es fusilado.

ALVARO FERNÁNDEZ BURRIEL (1879-1936)

General de brigada de Caballería. En julio de 1936 se hallaba destinado en Barcelona. Puesto en connivencia con los militares que trataban de derrocar el régimen republicano, el 19 de julio se hizo cargo de la jefatura de la sublevación militar en Barcelona poniéndose a las órdenes del general Goded. Fracasada la rebelión y detenido por las autoridades republicanas, fue juzgado por un consejo de guerra y condenado a muerte siendo ejecutado en Montjuic pocos días después.

RAFAEL GARCÍA VALIÑO (1898-1975)

Militar de carrera brillante. Ingresó en la Academia de Infantería a la edad de quince años y en 1916, con el grado de teniente, se incorporó voluntario al ejército de Africa. Durante su permanencia en éste fue herido varias veces y ascendido a comandante por méritos de guerra. En 1935 cursó estudios en la Escuela Superior de Guerra y en 1936, mientras veraneaba en la costa vasca, estalló el alzamiento nacional. Pasó las líneas a pie hasta Pamplona para incorporarse al ejército de Mola. Al mando del tercio de requetés de Montejurra y más tarde de la 1ª Brigada Navarra, participó en la campaña del Norte. Ya coronel, jefe de la 1ª División de Navarra, intervino en la campaña de Aragón y sus tropas fueron las primeras, junto con las de Aranda, en llegar al Mediterráneo y cortar en dos la zona republicana. También participó en la ofensiva de Cataluña. Ascendido a general y finalizada la guerra, fue nombrado comandante general de Melilla y en 1942 jefe de Estado Mayor del Ejército. en 1947 fue ascendido a teniente general y encargado de la capitanía de la VII Región Militar. De 1951 a 1956 asumió la responsabilidad política del Alto Comisariado de Marruecos. En 1957 regresó a España y fue nombrado director de la Escuela Superior del Ejército y más tarde, capitán general de la I Región Militar, cargo que ocupó hasta 1964. Como general en activo más antiguo ocupó un sillón del Consejo del Reino, así como escaños en el Consejo Nacional del Movimiento y en las Cortes durante varias legislaturas. Murió en 1975.

MANUEL GODED LLOPIS (1882-1936)

Militar de Infantería. Hizo una brillantísima carrera en la campaña de Marruecos y en 1926 alcanzó el generalato. De acuerdo en un principio con la dictadura de Primo de Rivera, en sus postrimerías intrigó abiertamente contra el mismo. Al proclamarse la República, Azaña, que no le profesaba gran simpatía, le nombró Jefe de Estado Mayor Central del Ejército, cargo del que fue relevado a los pocos meses. Conspirador vocacional, estuvo presente en todos los movimientos que se gestaron para derribar a la República. Nombrado comandante general de las Islas Baleares, a raíz del triunfo del Frente Popular en febrero de 1936, mantuvo contactos con compañeros de conspiración encargándose de sublevar Mallorca y de trasladarse a Barcelona para encabezar allí el alzamiento. Efectivamente, llegado el momento, se rebeló en Palma y, una vez dominada la situación, se desplazó en hidroavión a Barcelona. Una vez allí destituyó y arrestó al general Francisco Llano de la Encomienda. Sin embargo el golpe fracasó ante la tenaz resistencia de las milicias anarcosindicalistas. Para colmo, la Guardia Civil se puso a las órdenes de la Generalitat. Goded fue detenido y obligado a radiar un mensaje en el que se instaba a los sublevados a abandonar las armas. El 11 de agosto de 1936 fue conducido a un consejo de guerra que lo condenó a pena de muerte. Al día siguiente fue fusilado en el castillo de Montjuic.

ALFREDO KINDELÁN DUANY (1879-1962)

Militar de Ingenieros y piloto aviador que hizo una brillantísima carrera en Marruecos alcanzando el generalato en 1929. Ayudante honorario de Alfonso XIII. Al advenimiento de la República se retiró voluntariamente del servicio activo acogiéndose a la llamada "Ley Azaña" y fijando su residencia en Suiza. Al estallar la guerra civil se puso inmediatamente a las órdenes del general Franco que le nombró jefe de las fuerzas aéreas nacionales, cargo que desempeñó durante toda la contienda. En septiembre de 1936 fue uno de los protagonistas más cualificados de la elección del general Franco como jefe supremo del bando nacional. Se enteró del bombardeo de Guernika al día siguiente de sucedido éste. No obstante, en mayo de 1939, terminada ya la guerra, despidió a la Legión Cóndor desde el aeropuerto de León en compañía del general Franco. En 1940 ascendió a teniente general y en 1942 fue nombrado capitán general de Cataluña. En 1946 suscribe un manifiesto junto a aristócratas, intelectuales, militares, ex ministros, etc... pidiendo la inmediata restauración de la monarquía lo que le cuesta temporal confinamiento en las Islas Canarias. Muere en 1962.

JOSÉ LÓPEZ-PINTO BERIZO (1876-1942)

Nacido en Cartagena, ingresa en la Academia General Militar en 1890. En 1896 es ascendido a Primer Teniente de Artillería. En 1921 ascendió a Teniente Coronel, (siendo en ésta época cuando protagonizó junto con otros compañeros la “Sublevación de los Artilleros”, en la que se negaban a ascender por méritos de guerra). En 1930 es nombrado Director del Parque de Artillería de Cartagena. También mandó las plazas durante el año 1931 de Granada y Murcia. Fue promovido a General de Brigada en Junio de 1932 y destinado al cargo de Comandante General de Artillería de la 3ª Región Militar y en 1933 General Gobernador Militar de la Plaza de Cartagena. En Febrero de 1936 con la entrada del Frente Popular fue destinado al cargo de General Gobernador Militar de Cádiz. El 18 de Julio de 1936 y de acuerdo con el General Queipo de Llano que en Sevilla declaró el Estado de Guerra, lo proclamó en Cádiz y su provincia, de acuerdo con las instrucciones del General Franco. A continuación sacó los Regimientos de Infantería y Artillería de Cádiz, hasta que, habiendo ordenado la salida del Castillo de Santa Catalina del General que allí se encontraba detenido por orden del Gobierno de España, D. José Enrique Varela Iglesias, le dio a éste el mando de esa columna operante para apoderarse del Gobierno Civil. Con éstas fuerzas más otras traídas de Algeciras se apoderó del Gobierno Civil. Rendido el Gobierno Civil y pacificada la plaza de Cádiz al amanecer del día 21 apareció sublevado el Arsenal de la Carraca y lo dominó a las 12 del mismo día. Se consiguió tomar los pueblos de la provincia de Cádiz, así como de la provincia de Málaga y limítrofes y todos estos hechos de armas bajo su dirección y mando, y así se continuó hasta que el 9 de Diciembre de 1936 recibió orden del General Franco de marchar a Burgos para tomar el mando de la 6ª División Orgánica. Desde allí dirigió todas las operaciones militares de dicha División hasta conseguir la rotura del cinturón de Bilbao y entrada en esta plaza el 17 de Junio de 1937. En todas dichas operaciones asistió y dirigió desde su puesto del Cuartel General, como también en las que llevaron a la entrada en Santander el 27 de Agosto de 1937. Con todo esto quedó constituida la 6ª Región Militar con sus 8 provincias, tomando el nombre de Región de Cuerpo de Ejército de Navarra y Capitanía General como lo era antes de la República en el año 1940. Formó parte de la Embajada extraordinaria enviada a Roma, con motivo de la Coronación de Su Santidad el Papa Pío XII en Marzo de 1939. Estuvo en posesión de 2 cruces de 1ª clase y otra del Mérito Naval, otra del Mérito Militar Blanca de Oficial, cruz de la misma orden de Coronel, Cruz Roja, Cruz de Guerra, Medalla de la Campaña, Medalla de Melilla con 5 pasadores, Medalla de Oro de Bilbao, Gran Cruz de San Hermenegildo, además de la Cruz y Placa, Grandes Cruces del Mérito Naval, del Aguila Alemana con Espadas, de la Corona de Italia y de San Silvestre del Vaticano. Distintivo del profesorado con una barra dorada (5 años) y 4 azules (4 años). Nunca sufrió correcciones ni estuvo separado del mando de tropas. Fue citado en Ceuta como distinguido en Kudia Federico, durante cuya acción tuvo una licencia de enfermo en el empleo de Capitán por haber padecido el tifus, siendo ésta la única ocasión que faltó del servicio durante los 50 años de servicio hasta su fallecimiento en 1942.

JOSÉ MILLÁN ASTRAY Y TERREROS (1879-1954)

Militar español. Ingresó muy joven en la Academia General Militar y participó en la guerra de Filipinas. Pasó a estudiar a la Escuela de Guerra donde se diplomó, siendo destinado como profesor a la Academia de Infantería. Poco después fue destinado a la policía indígena de Marruecos. Su actuación en Regaya (Larache) le valió el ascenso a comandante por méritos de guerra. Al fundarse la Legión Española fue jefe de la misma, recién ascendido a teniente coronel. Participó en numerosas acciones bélicas y resultó herido en cuatro ocasiones perdiendo un brazo y un ojo. En 1936 estaba en Argentina y volvió rápidamente a España, siendo nombrado director de Propaganda, Prensa y radio y jefe del Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria, siendo ya general de brigada. Obtuvo numerosas condecoraciones y tuvo un famoso incidente frente a Unamuno, el 12 de octubre de 1936, en la Universidad de Salamanca en el que el general mutilado replicó irritado:"¡Muera la inteligencia!... ¡Viva la muerte!". Murió en 1954 en Madrid.

EMILIO MOLA VIDAL (1887-1937)

Nació en Cuba. Su carrera militar fue en extremo brillante. Ingresó en la Academia de Infantería en 1904 y sirvió ininterrumpidamente en Marruecos donde consiguió cuatro ascensos por méritos de guerra hasta alcanzar el grado de general de brigada. También fue condecorado con la Medalla Militar Individual. Terminada la campaña de Marruecos, fue designado para el mando de Larache, puesto en el que cesó para ocupar la Dirección General de Seguridad en la cual permaneció hasta la proclamación de la República. Con motivo de la sublevación del general Sanjurjo en 1932 fue separado del servicio activo a pesar de no haber intervenido en los acontecimientos. Esta injusta sanción hizo nacer en Mola una creciente antipatía por Azaña que aumentaría con el tiempo. Amnistiado en mayo de 1934, fue nombrado jefe de la Circunscripción Oriental de Marruecos y comandante militar de Melilla. A la llegada al poder del Frente Popular fue trasladado a Pamplona. Fue entonces cuando creyó que la situación exigía una intervención del Ejército. Se entrevistó con otros militares de distinto grado y condición y se acordó preparar al ejército para un alzamiento militar. Tardó en decidirse a autonombrarse "Director" y sólo lo hizo cuando se convenció de que de no hacerlo se iría a un fracaso seguro. el 18 de julio inició la sublevación en la Península. Luego vendrían los éxitos y fracasos de la misma, la guerra, con sus imperiosas exigencias. En la acción militar pecó de excesiva cautela. Su progresión por Vizcaya fue de una lentitud exasperante, aunque en su descargo podría aducirse que carecía de reservas para hacer frente a una posible reacción enemiga o para explotar los éxitos de sus tropas de vanguardia. El 3 de junio de 1937, Mola, general en jefe del Ejército del Norte, decide visitar en avión el frente en Segovia donde se había producido un ataque republicano a cargo del general Miaja. El avión en el que viajaba se estrelló en el término de La Ida, municipio de Alcocero (Burgos) muriendo. A título póstumo le fue concedida la cruz laureada de San Fernando.

JOSÉ MONASTERIO ITUARTE (1882-1952)

Coronel de Caballería que al estallar la guerra civil se hallaba destinado en Zaragoza donde se alzó contra la República. Ascendido a general, pasó a ser jefe de la División de Caballería, cargo que ocupó a lo largo de toda la contienda y que simultaneó con el de jefe de las milicias y consejero nacional de FET y de las JONS. Presente en numerosas operaciones, derrotó a las fuerzas republicanas en el río Alfambra dirigiendo la que se considera última carga de caballería de la historia militar de España. En 1943, ya acabada la guerra, dirigió una carta junto a otros oficiales al general Franco en la que planteaba la necesidad de la vuelta a la monarquía. Murió en 1952.

JOSÉ MOSCARDÓ ITUARTE (1878-1956)

Militar de Infantería. Participó en la campaña de Filipinas y se curtió en las guerras africanas. En 1936, con el grado de coronel, era director de la Escuela de Educación Física de Toledo donde declaró el estado de guerra y, en la imposibilidad de dominar la ciudad, se retiró al Alcázar donde se encerró el 22 de julio con unos 1.250 hombres, 500 mujeres y 50 niños y un corto número de rehenes. La parte más importante de sus fuerzas estaba constituida por guardias civiles, oficiales, soldados y jóvenes militantes derechistas. Las milicias republicanas se estrellaron contra el Alcázar que resistió bombardeos de aviación, cañoneo de artillería y numerosos tanques. El 27 de septiembre las columnas nacionales llegaron por el norte. Al día siguiente, Moscardó se cuadraba ante Varela: "Mi general, sin novedad en el Alcázar". Ascendido a general y laureado con la Cruz de San Fernando, Moscardó mandó la división de Soria y, en 1938, el Cuerpo de Ejército de Aragón. Fue jefe de la casa militar de Franco en 1939, jefe de milicias de la FET y de las JONS en 1941, jefe nacional de deportes y capitán general de la II y IV regiones militares. Murió en Madrid en 1956.

AGUSTÍN MUÑOZ GRANDES (1896-1970)

Ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en 1910. En 1915 fue destinado a Marruecos donde continuó hasta 1932. Durante su etapa africana obtuvo varias de las más altas condecoraciones y fue ascendido a comandante por méritos y servicios prestados en la campaña de Marruecos (1924) y a teniente coronel por méritos de guerra (1926). Tras el advenimiento de la República participó en la creación de la Guardia de Asalto. El levantamiento militar de julio de 1936 le sorprendió en Madrid donde fue detenido y encarcelado. Consiguió pasar a la zona nacional en marzo de 1937 y fue destinad a la 6ª Brigada navarra. Intervino en la campaña de Santander y Asturias. Ascendido a general de brigada, mandó una de las divisiones del Cuerpo de Ejército marroquí con el que participó en la ofensiva de Aragón y Levante. Al mando del Cuerpo de Ejército de Urgel tomó parte en la ofensiva de Cataluña. En 1939 fue designado ministro secretario general del Movimiento y jefe de milicias de FET y de las JONS. Cesó en marzo de 1940 y fue nombrado gobernador militar del Campo de Gibraltar. En 1941 ascendió a general de división. Ese mismo año, al constituirse la División Azul, fue designado como su comandante en jefe. Hitler le concedió la Cruz de Hierro, la Cruz de Caballero y las Hojas de Roble de la misma, y tras la victoria de los aliados, fue reclamado por el Tribunal de Nuremberg como criminal de guerra. Relevado del mando de la División Azul, regresó a España en diciembre de 1942. Fue ascendido a teniente general y se le concedió la Palma de Plata, máxima condecoración falangista. En 1943 fue jefe de la casa militar del Jefe de Estado. En 1945 se le confió la capitanía general de la I región militar puesto que desempeñó hasta 1951 en que fue nombrado ministro del Ejército. En febrero de 1957, al cesar de dicho cargo, fue ascendido a capitán general, grado que hasta entonces sólo ostentaba el Jefe de Estado. En 1958 fue nombrado jefe del Alto Estado Mayor y en 1962 vicepresidente del gobierno. Fue cesado en 1967 y en diciembre designado vicepresidente del Consejo del Reino. Falleció en Madrid el 11 de julio de 1970.

LUIS ORGAZ YOLDI (1881-1946)

Militar. Hizo sus primeras armas en la guerra colonial marroquí. Ascendido a general, conspiró contra la República siendo encarcelado y procesado por su participación en la intentona de Sanjurjo en 1932. En marzo de 1936 asistió a una reunión de la plana mayor de los conjurados. El gobierno le confinó en Canarias lo que le permitió colaborar activamente con Franco desde los primeros momentos de la sublevación. En septiembre de 1936, en Salamanca, fue uno de los generales que apoyaron incondicionalmente el nombramiento de Franco como jefe de gobierno y generalísimo. A finales de noviembre de 1936 tomó el mando de una división que atacaría infructuosamente Madrid a principios de febrero de 1937 en la cruenta batalla del Jarama. Al mes siguiente no logró respaldar eficazmente la descalabrada acción de las tropas italianas en Guadalajara, por lo que fue relevado del mando de fuerzas y pasó a la Jefatura de Movilización, Instrucción y Recuperación, en la que, aplicando sus dotes de organizador, logró improvisar más de 50.000 oficiales para el ejército sublevado. En diciembre de 1938 Franco le puso al mando del Ejército de Levante. Al acabar la guerra fue nombrado hasta 1941 capitán general de Cataluña y entre 1941 y 1945 volvió a ocupar su antiguo cargo de Alto Comisario de España en Marruecos. Fue el primer firmante de la carta que el 8 de septiembre de 1943 fue enviada a Franco pidiéndole la restauración de la monarquía. En 1945 fue nombrado jefe de Alto Estado Mayor, cargo que ocupaba a su muerte.

GONZALO QUEIPO DE LLANO (1875-1951)

Ingresó en la Academia de Caballería de Valladolid y muy joven participó en la guerra de Cuba como oficial, también muy activamente en las de Marruecos. En 1930 formó parte, junto con Ramón Franco y otros oficiales, en la conspiración republicana, por lo que tuvo que refugiarse en Portugal hasta la proclamación de la Segunda República. Secundó las reformas militares de Azaña y ocupó cargos destacados, aunque estuvo al lado de la conspiración, en la que se integró plenamente tras entrevistarse con Mola. A primeras horas de la tarde del 18 de julio de 1936, tras sucesivos golpes de audacia, logró sublevar Sevilla y controlar la ciudad. El mismo día, a las diez de la noche, pronunció la primera de sus famosas charlas por radio, con las que intentaba amedrentar al enemigo utilizando un estilo directo y un lenguaje soez. Queipo actuó con gran independencia en Andalucía durante toda la guerra, hasta que en 1939 Franco consiguió enviarle a Italia al frente de una misión militar en situación de semidestierro. A su vuelta a España y hasta su muerte nunca ocultó su animadversión hacia Franco.

EDUARDO SÁENZ DE BURUAGA Y POLANCO (1893-1964)

Militar tradicional formado en la Academia de Infantería en la cual ingresó en 1910. Desde el primer momento de su vida castrense estuvo incorporado al ejército colonial de Marruecos donde participó en numerosas acciones militares. Por su comportamiento en los campos de batalla le fue concedida la Medalla Militar Individual. Su participación en la sublevación nacional fue decisiva para asegurar el control de Tetuán. Como coronel se hizo cargo en julio de 1936 del mando de las tropas sublevadas en dicha plaza. Tras el alzamiento ejerció durante unos días el cargo de Alto Comisario de España en Marruecos. Trasladado a la Península, al mando de sus tropas moras participó en la toma de Córdoba y en el avance hacia Madrid a lo largo del valle del Tajo. Intervino en el cerco de la ciudad y en las batallas del Jarama y Brunete. Participó también en la conquista de Teruel y en la ofensiva nacional del Ebro. Fue ascendido a general durante la campaña. Después de la guerra ocupó los cargos de gobernador militar de Madrid y del Campo de Gibraltar. Más tarde fue capitán general de Baleares y de Sevilla. Murió en Madrid en 1964.

ANDRÉS SALIQUET ZUMETA (1877-1959)

General de división de Infantería. Participó en las campañas de Cuba y Marruecos. Al proclamarse la República intervino en una serie de conspiraciones contra el nuevo régimen encargándose de sublevar la plaza de Valladolid, lo que consiguió. Al constituirse en Burgos la Junta de Defensa Nacional fue nombrado miembro de la misma y en septiembre de 1936 formó parte del grupo de generales que eligió al general Franco generalísimo. Durante la guerra desempeñó los cargos de jefe del I Cuerpo de Ejército y después el de jefe del Ejército del Centro hasta el final de la guerra. Ya en tiempos de paz fue ascendido a teniente general encargándose de la Capitanía General de Madrid y más tarde de la presidencia del Consejo Supremo de Justicia Militar. En 1943 firmó junto a otros generales una carta al general Franco aconsejándole que instaurara la monarquía. Murió en 1959.

JOSÉ SANJURJO SACANELL (1872-1936)

Se inicia en la guerra de Cuba como teniente y más tarde como capitán. Con la independencia de la isla vuelve a España y participa en la guerra de Marruecos. Al frente de la Comandancia General de Larache en 1922 organiza la investigación sobre los supuestos casos de corrupción de intendencia e intervención militares. Es nombrado Alto Comisario de España en Marruecos. En 1925 participa en el desembarco de Alhucemas. En 1927 da por terminada la campaña del Rif por lo que el rey Alfonso XIII le concede el 28 de marzo de 1931 la Gran Cruz de Carlos III. Sanjurjo era ya director general de la Guardia Civil. Tras las elecciones de abril de 1931 se pone, inesperadamente, a las órdenes del nuevo ministro de Gobernación de la República. Enfrentado con Azaña, por su política de reducción del ejército, tras los sucesos de Arnedo es sustituido en su cargo por el general Miguel Cabanellas pasando Sanjurjo a dirigir a los carabineros. El 10 de agosto de 1932 protagoniza en Sevilla un intento de sublevación contra la República que fracasa en toda España. Tras el fracaso Sanjurjo decide huir a Portugal. Es detenido en Huelva. Condenado a muerte, es indultado por Azaña y trasladado al penal de Dueso donde cumple condena. En 1934 es amnistiado marchando a Lisboa adonde va a buscarlo en 1936 Juan Antonio Ansaldo en su avioneta para trasladarlo a Burgos. Cuando despegan se produce el accidente del que Ansaldo sale ileso pero que acaba con la vida del general.

JOSÉ SOLCHAGA ZALA (1881-1953)

De familia militar, católica y carlista, ingresó en la academia a los quince años. Teniente a los dieciocho, soportó la monotonía de la vida de guarnición hasta 1909, en que, ya capitán, pidió destino en Marruecos. Participó en numerosas operaciones primero en Melilla y posteriormente en Larache y Tetuán. Ascendió a comandante por méritos de guerra y continuó en Africa hasta 1914 en que volvió a la metrópoli con tres cruces de mérito militar. En 1920 ascendió a teniente coronel, destinado a San Sebastián. En 1931 era coronel de guarnición en Pamplona. En tal destino se encontraba en 1934 cuando, al producirse la revolución de octubre, mandó una de las tres columnas que participaron en la toma de Asturias. Con el alzamiento el general Mola le encarga el mando de las fuerzas en Navarra. Allí organizó tres columnas que ocuparon Irún, San Sebastián y buena parte de Guipúzcoa en breve tiempo. En la primavera de 1937 tomó el mando de las brigadas navarras, auténtico núcleo de las fuerzas de Mola. Organizadas como cuerpo de ejército, llevaron el peso de las operaciones en el Norte. Con su ascenso a general, Solchaga participó después en la ofensiva de Aragón penetrando hasta el valle de Arán. Al iniciarse la campaña de Cataluña rompió el frente avanzando de manera incontenible. Sus fuerzas conquistaron Tarragona y Barcelona persiguiendo al desbandado ejército republicano hasta Port Bou. Terminó la guerra con el grado de general de división. Siendo ya teniente general, fue uno de los firmantes de la carta de septiembre de 1943 en la que se pedía a Franco la restauración de la monarquía. Posteriormente fue capitán general de Valladolid y de Barcelona en 1945. Cuatro años después pasó a la reserva hasta su muerte en 1953.

HUGO von SPERRLE (1885-1953)

Durante la Primera Guerra Mundial destaca al mando de su escuadrilla como uno de los "ases" del aire. Terminada la guerra permanece en el Reichwehr, el ejército reducido que se permitió que Alemania conservara. Ascendido a general, en octubre de 1936 Hitler decide enviar una agrupación aérea a España para ayudar al bando nacional. Sperrle llega a la Península al frente de la Legión Cóndor. Casi desde el primer momento, Sperrle mantiene una actitud hipercrítica sobre la forma en la que se lleva la guerra. Su acción más controvertida fue, sin duda, la referente al bombardeo de Guernika. El 31 de octubre de 1937 fue sustituido en el mando de la Legión Cóndor aunque el cese no parece que fuera debido a la destrucción de la ciudad vasca. Dirigió las operaciones aéreas en la batalla de Francia (mayo-junio de 1940), lo que le valió el ascenso a mariscal. Participó también en la Batalla de Inglaterra y en 1944-45 dirigió la defensa aérea del frente occidental. Fue juzgado por crímenes de guerra en Nuremberg. Absuelto de todas las acusaciones, falleció en Munich en 1953.

JOSÉ UNGRÍA JIMÉNEZ (1890-1968)

Militar profesional. Su carrera es bastante diferente a la de sus compañeros "africanistas". Cuando fue destinado a Africa su misión fue más específicamente diplomática que militar. Durante la guerra civil fue una de las piezas claves en la organización de la victoria. Nació en Barcelona. Ingresó en la Academia de Infantería de Toledo con quince años. A continuación ganó las oposiciones para el ingreso en la Escuela Superior de Guerra y en septiembre de 1915 alcanzó el grado de capitán de Estado Mayor. De 1922 a 1924 realizó estudios en la Escuela Superior de Guerra de París. En septiembre de 1925 fue destinado al cuartel general del ejército francés en Marruecos. En 1927 ascendió a teniente general y en 1930 fue nombrado agregado militar en las embajadas de Francia, Bélgica, Holanda y Suiza con residencia en París. Con la llegada de la República la reforma azañista le retrotraería al grado de comandante aunque sería repuesto en su grado en 1934. Ese mismo año participó en la represión de la revolución de Asturias. Al producirse el levantamiento militar de 1936 residía en Madrid. Consiguió refugiarse en la embajada francesa hasta abril de 1937 que con el auxilio de la Marina francesa logró pasar al país vecino y luego a la zona nacional. Franco le encargó la reorganización del contraespionaje. Organizó el Servicio de Información y Policía Militar (SIPM) incorporándole grupos dedicados a pasar información a la zona nacional y coordinando la acción de la "quinta columna". A través de ésta estableció contacto con el coronel Casado desde principios de febrero de 1939. Después de la guerra desempeñó funciones depuradoras y de represión como jefe del Servicio Nacional de Seguridad. Más adelante fue nombrado director de la Escuela Superior Militar y gobernador militar de Madrid. Falleció en 1968 ostentando el grado de general de división de Estado Mayor.

JOSÉ ENRIQUE VARELA IGLESIAS (1891-1951)

Sentó plaza como soldado en 1909. A los dieciocho años ya estaba luchando en Africa volviendo tres años después a España para ingresar, ya como sargento, en la Academia de Infantería, de la que salió en 1915 con el grado de alférez. En 1920 ganó su primera Cruz Laureada de San Fernando. Al año siguiente mereció la segunda. Ambas le fueron impuestas por el rey Alfonso XIII en Sevilla. Ascendió a capitán por méritos de guerra. Después tomó parte en numerosas acciones bélicas. Siendo comandante participó en el desembarco de Alhucemas (1925). Ascendió poco después a teniente coronel por méritos de guerra y recibió la Medalla Militar Individual. Finalizada la guerra africana ascendió a coronel. De ideas monárquicas, el coronel Varela vio con la consiguiente reserva la instauración de la República y ya en 1932 participó en la sublevación del general Sanjurjo. Detenido, estuvo preso en Sevilla y después en Guadalajara hasta febrero de 1933. Metido de lleno en la preparación de la sublevación del 18 de julio de 1936, en esa fecha se sublevó en Cádiz y participó en operaciones en Sevilla, Córdoba, Antequera y Málaga. Mandó las columnas que levantaron el asedio del Alcazár. Participó en la batalla de Madrid, en el paso del Jarama así como en las batallas de Brunete, Teruel y el Ebro terminando la guerra civil como general de división. Varela fue quien impuso a Franco la Cruz Laureada de San Fernando. En agosto de 1939 se le nombró ministro del Ejército. Varela fue quien le entregó a Franco la carta en la que le indicaban la conveniencia de restaurar la monarquía. En 1944, tras sufrir un atentado falangista con bomba que causó setenta y cinco heridos dimitió de su cargo y en marzo de 1945 fue nombrado Alto Comisario de España en Marruecos. A su muerte fue ascendido a capitán general a título póstumo.

JUAN VIGÓN SUERODÍAZ (1880-1955)

Coronel del Cuerpo de Estado Mayor procedente de Ingenieros que tras su carrera en Africa fue nombrado ayudante de Alfonso XIII. Tras la proclamación de la República pidió el retiro del ejército acogiéndose a la "Ley Azaña" y trasladándose a Buenos Aires. Al estallar la guerra civil regresó a España poniéndose a las órdenes del general Franco e interviniendo en las campañas del Norte y después en Aragón y Cataluña. Al acabar la guerra alcanzó el grado de teniente general ocupando los cargos de jefe del Alto Estado Mayor, ministro del Aire, presidente de la Junta de Energía Nuclear y del Patronato del Instituto Nacional de Técnica Aeronáutica hasta su muerte en 1955.

HELMUTH VOLKMANN (1889-1940)

General del ejército alemán que en noviembre de 1937 asumió el mando de la Legión Cóndor al frente de la cual participó en numerosas operaciones en la guerra civil española, hasta que, a finales de 1938, regresó a su país. En diciembre de 1937 aconsejó al general Franco que renunciase a la reconquista de Teruel y relanzara una ofensiva sobre Madrid atacando desde Guadalajara, idea que no prosperó. Partidario de que la Legión Cóndor participase en el conflicto español perfectamente pertrechada de material y con los elementos humanos necesarios o que por el contrario fuese disuelta y retirada, viajó a Berlín con este propósito, obteniendo de sus superiores que se mantuviese al nivel que había llegado a alcanzar dicha unidad, nivel que había descendido notablemente a mediados de 1938.

JUAN YAGÜE BLANCO (1891-1952)

Nació en 1891. Ingresó muy joven en la Academia Militar y solicitó ser destinado al Ejército de Africa. Allí mandó tropas de regulares, fue herido varias veces y reiteradamente condecorado. En la academia conoció a Franco y en 1934, por indicación de éste, fue llamado para ponerse al frente de las tropas africanas encargadas de combatir el movimiento revolucionario de Asturias. Militante falangista de primera hora, amigo de José Antonio Primo de Rivera, su actuación política estuvo siempre en función de sus ideas y de una gran fidelidad a Franco, pero cuando ambas entraron en conflicto terminó por imponerse siempre la segunda. Participó en la sublevación de la plaza de Ceuta y, cruzado el estrecho, contribuyó a afianzar el dominio de Sevilla. De aquí salió para el norte y conquistó Mérida y Badajoz donde se desencadenó una dura represión contra los vencidos. YA coronel, continuó el avance hacia el norte a lo largo del valle del Tajo. Sin embargo, cuando Franco y Mola decidieron que las fuerzas de Yagüe se desviaran de su marcha hacia Madrid para liberar al coronel Moscardó, cercado en el Alcázar, Varela sustituyó a Yagüe por su desacuerdo con la decisión adoptada. Tuvo problemas políticos durante los sucesos contra el decreto de Unificación (abril de 1937), permaneció fiel a Franco y fue miembro de FET y de las JONS aunque un año más tarde, en un discurso pronunciado en Burgos, que le valió una sanción disciplinaria, intercedió en favor de Hedilla y sus seguidores detenidos. En julio de 1937 fue nombrado jefe del I Cuerpo de Ejército marroquí. Sus tropas entraron en Barcelona el 26 de enero de 1939. Terminada la guerra, fue ascendido a general de división y nombrado ministro del aire el 9 de agosto de 1939. Ascendido a teniente general en 1942, un año más tarde se hizo cargo de la Capitanía General de la VI región militar con sede en Burgos. Falleció en esta ciudad en 1952 siendo ascendido, a título póstumo, a capitán general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada